Un COE Cantonal dormido en los laureles