Un sueño que sigue cobrando víctimas