La terquedad de la gente, “que más se puede decir”