Cotopaxi, otra ruta para los coyotes