Cada semana más de 100 migrantes son deportados desde Estados Unidos