En Sageo sobreviven los tejidos de suro y crochet