El maltrato al usuario, en tiempos de “pandemia”